lunes, 12 de febrero de 2007

SESION V: EDIPO CUMPLE TUS DESEOS


El complejo de Edipo es uno de los conceptos del psicoanálisis más llevado y traído. La tragedia de Sófocles ya gozaba de reputación, pero es indudable que Freud, al utilizar el mito para designar un complejo en la psicogénesis del ser humano, permitió que este trascendiera las artes y luego, sin que él lo deseara, el marco teórico de la psicología. La “popularización” del Edipo, su uso y abuso, trajo consigo -- como siempre en estos casos -- la vulgarización y la tergiversación. Esto sin contar las polémicas, multiplicadas al infinito hasta la actualidad, incluso entre los mismos adeptos al psicoanálisis. En muchos casos los diferendos alrededor del complejo y su interpretación han generado escuelas diferentes.

Freud menciona el complejo de Edipo por primera vez, en el articulo “Contribución a la psicología de la vida amorosa” en 1910. Pero ya antes él intuía este fenómeno, mediante su auto-análisis, como lo demuestra una carta de 1897 a su colega Fliess, donde Freud compara el mito edipiano con sus propios sentimientos de amor a la madre y de celos al padre, siendo el un niño. La utilización del mito por Freud no es fortuita. Digamos que ese mito, como todos los otros en todas las culturas, representan los deseos y los miedos inconscientes (y luego quizá concientes) de los seres humanos. Edipo cumple un deseo reprimido de la infancia: poseer la madre, ocupar el lugar del padre.

Doy por descontado que conocen la tragedia de Sófocles. Si no es así, pues léansela o dense un saltico a Wikipedia… O mejor, escúchese “Epopeya de Edipo de Tebas” de Les Luthiers…



...Yo me concentraré en el complejo psicológico, que explico a continuación.

El complejo de Edipo designa un conjunto de deseos y de movimientos hostiles inconscientes, dirigidos generalmente a los padres, en un determinado momento del desarrollo psíquico del ser humano, casi siempre entre los tres y los cinco años.
Aunque algunos niños son bastante evidentes respecto a estos deseos y hostilidades, estos son en gran medida inconscientes, tanto más si el niño es mayor. Estas mociones se desplazan a otros objetos (P.ej. juguetes que se prefieren, juguetes que se destruyen) y otros eventos o modalidades relacionales (los juegos).

Grosso modo, se trata del deseo que el niño resiente de poseer al padre de sexo opuesto y los sentimientos de odio y celo por el padre del mismo sexo (rival). Pero existe también el Edipo negativo, donde el niño desea al padre del mismo sexo.

A través del complejo de Edipo, el niño se enfrenta a un conflicto entre el deseo y la interdicción (amor incestuoso) que obviamente está influenciado por el contexto sociocultural. Al respecto mucho se ha polemizado. Hay quienes defienden la idea de que el complejo de Edipo sería solo un producto de la cultura occidental o de los condicionamientos religiosos. Pero muchos ya han demostrado (entre ellos Levi-Strauss) la universalidad del Edipo. No importa en qué cultura, la autoridad del padre y el incesto tienen implicaciones psíquicas. Solo se podría hablar de diferentes modalidades del complejo.

El conflicto edipiano está estrechamente ligado al complejo de castración. Los dos juntos marcan un momento importante en la psicogénesis del hombre. La resolución adecuada de estos dos complejos asegura el equilibrio psíquico futuro. La no solución sería la causa de las neurosis histéricas.

Ahora que introduzco el complejo de castración, pienso que sería mas claro que explicara primero cómo el niño “llega” a esta etapa crucial de su desarrollo psíquico y cómo se suceden las cosas a continuación, en cada sexo.

Digamos que para el niño de tres años (un poco más, un poco menos) solo existe un sexo. Como resultado de la lógica infantil (lo que veo es lo que existe) este solo sexo es el masculino, pues está el pene que se ve. Las niñas son niños castrados. O: la niña tiene pene pero es muy pequeño y no se ve, va a crecer. Es importante decir que, aunque a los padres se les ocurra explicar a los niños de tres años, la diferencia entre los sexos, esta información será tan abstracta para ellos que no lo entenderían que parcialmente. De hecho, la cabal comprensión de esa diferencia llega con el complejo de Edipo!

Muchos psicoanalistas han criticado esta teoría (denominada monismo fàlico) de Freud. Por supuesto, analistas sobre todo del sexo bello, como Ruth Mack, Helene Deutsch y Melanie Klein… que propusieron otras variantes menos “machistas” a la teoría. Luego, habría que escuchar a las feministas…

Entonces, los niños y niñas llegan a esa fase, luego de haber superado otras formas arcaicas de satisfacción del placer sexual (oral y anal) y comienza a satisfacerse por medio de la manipulación de sus órganos genitales. Es entrando en esa fase llamada Fàlica, que, en el niño comenzaría, inconscientemente, a desear sexualmente a la madre. Por consiguiente el padre es un rival, que hay que eliminar. Los dos deseos son generadores de angustia: a causa de la interdicción de la madre y a causa del miedo al padre. Porque en el padre el niño proyecta sus pulsiones agresivas: el padre podría vengarse. Esto es lo que se llama complejo de castración (angustia de castración) : como si el padre amenazara con castrar al niño. En un segundo tiempo, el niño advierte que solo siendo como su padre podría poseer a la madre y de esa manera también aleja la amenaza de castración (y la angustia disminuye). Entonces el niño se identifica al padre, la única manera de remplazarlo. En paralelo, el niño pareciera “alejarse” de su madre, una forma de combatir el deseo.

En el caso de la niña, el complejo de castración sucede primero. Ella nota que no tiene pene (que está castrada) y es su padre quien tiene uno, que hay que poseer (Edipo). Lo anterior se ha dado en llamar “envidia de pene” y ha sido uno de los puntos más discutidos y reprochados a Freud, psicoanalistas incluso, como dije unos párrafos arriba.

Que conste que la evolución que describí es solo un patrón, una base teórica para elaborar hipótesis. El complejo de Edipo puede ser vivido de maneras tan disímiles como distintos somos todos, los contextos, los padres de cada uno, etc…

La solución del complejo, en los dos sexos, sobreviene (tal y como se mudan los dientes de leche a los definitivos, como dijo Freud) cuando el conflicto es reprimido y sublimado (otros intereses lo sustituyen) entrando el niño en la “fase de latencia” (más o menos desde los cinco años hasta la pubertad). Este conflicto puede reactivarse en la adolescencia… pero eso es otra historia...

En la tragedia griega, Edipo resuelve el enigma de la esfinge. La respuesta era El Hombre, en su evolución, ustedes saben: de niño en cuatro patas, de hombre en dos, de viejo en tres por el bastón… Se me ocurre que el enigma era más que premonitorio… Y coincide de cierta manera con Freud! Edipo mata al padre y se hace hombre, incluso rey?… y al saberse parricida se ciega… seguro que después debía ayudarse de un bastón, no?

17 comentarios:

Gabriel Syme dijo...

A ver, ahora tengo sueño y no voy a elaborar mucho, pero... Primero, por más que me tratan de explicar el complejo de Edipo, no acaba de cuadrarme. Simplemente, no me lo creo, y digan lo que digan los psicólogos, no pienso que tengan forma de demostrar que es real. Además que no veo claro por qué un niño (o niña) tiene que haber visto a los 3 años otro niño (o niña) desnudo. Eso sería cuando uno tenía muchos hermanos, pero creo que la mayoría de los hijos únicos (sobre todo si no fuimos al círculo) tardamos un poquito más en conocer con claridad las diferencias entre los sexos. ¿Alguna idea entonces acerca de cómo ajustar la teoría?

Segundo, la posibilidad de que la respuesta correcta del enigma de la Esfinge no fuera el hombre en general, sino un hombre en particular, es decir, Edipo, fue sugerida por Thomas de Quincey en algún ensayo que en mi modorra no consigo recordar.

Tercero, Freud no estuvo muy listo a la hora de elegir el nombre porque la verdad es que Edipo no deseaba ni matar a su padre ni acostarse con su madre. De hecho, abandona a sus padres adoptivos (ignora el hecho de la adopción) después de conocer lo que dice el Oráculo de Delfos. Es irónico entonces, pero así le gustaba a los griegos que eran bastante retorcidillos, que huyendo para evitar el crimen lo cometiera. Esta tragedia de Sófocles ("Edipo rey") se ocupa solamente de los últimos días de Edipo en Tebas, años después de su ascenso al trono (Sófocles escribió otra, "Edipo en Colona," que se ocupa de los días anteriores a su muerte).

Como dato curioso, ya desde la antigüedad se especuló acerca de cuál era el crimen que había provocado la llegada de la Esfinge, habida cuenta que todo debía ser motivado. Se especulaba entonces que la homosexualidad de Layo, padre de Edipo, podría haber sido la causa de la presencia del monstruo entre los tebanos.

mitambor dijo...

Gabriel, la teoría ya lleva implícita los ajustes. Es decir, que es solo un modelo a aplicar a cada individuo. Usemos tu mismo ejemplo, el caso del hijo único que tardó en ir al circulo (ojo, que el Edipo puede suceder entre los 3 y los 5 años), imaginemos que nunca tuvo amiguitos ni amiguitas, ni conoció los hijos de los amigos de los padres, que tampoco tuvo primitos u otros parientes contemporáneos, o si los tuvo, jamás los vio en la playa, el baño o haciendo pipi... En fin, imaginemos que este niño de que hablamos, se crió encerrado en su casa, con sus padres (púdicos también, a propósito) y nunca, nunca supo si los demás en el mundo tenían pipi como él (o si es una niña, no sabia que le faltaba)... pero llega el día que lo descubre (incluso imaginemos que sea ya en la escuela, a los 6 anos, o este niño tampoco iría a la escuela?) y él llega a ese día ya con sus deseos a la madre, él llega y ve un otro pipi, y luego se entera que las niñas no lo tienen… y comienza el complejo.

La pregunta que se hacen los psicoanalistas es : como vivió el Edipo ese niño o niña. Si es que lo vivió, porque hay grandes chances de que tal aislamiento social viene desde el nacimiento y no me parece saludable para el desarrollo psiquico anterior al Edipo…

Cierto es que las modificaciones socioculturales tienen un impacto en el Edipo, pero no lo cuestionan. No es lo mismo crecer en una familia numerosa, con mama ama de casa y papa autoritario « blanco anglosajón protestante »… que educarse en el boom progresista de los 60 o por estos días, sin hermanos, con todo el mundo en el trabajo y frente a la televisión…. El Edipo no es igual. Hay infinidad de artículos sobre el impacto en el Edipo de la modernidad. Una de las últimas cosas interesantes que he leído al respecto es sobre un acortamiento del periodo de latencia (Francoise Guignard) basado en la experiencia clínica con niños en Francia.

Después, està la clàsica defensa de los psicoanalistas cuando alguien cuestiona el Edipo : quien no lo reconoce es porque se resiste (mecanismo de defensa inconciente…) A mi no me gusta de todas maneras esa salida, es muy fàcil, prefiero argumentar, como lo hice.

Sobre el enigma de la esfinge creo que hay también por ahì una teorìa psicoanalìtica, pero no la conozco… voy a buscar…

Ligia Elena dijo...

Caballero, no tiene nada que ver con mi papa, se los juro, pero acabo de darme cuenta que el titulo de este espacio está un poco sugerente, Cubanos Sobre el Divan, y es que hacen un montón de cubanos y cubanas sobre el diván antes de pensar en psicoanalizarse!!!
Bueno es el transfondo sexual de la entrada, es Freud, que me pone la cabeza mala!!!

mitambor dijo...

Ligia tu siempre con la libido en talla...
No sé pero me da la impresiòn que este tema no motiva mucho... Extrano, porque a mi me apasiona... Por estos dias he reflexionado bastante sobre el Edipo... Por ejemplo, debido a que el psicoanalisis es una metapsicologia, que cada modelo es susceptible de aplicarse en todas las esferas humanas (arte, social, etc...) se me ocurria que la triangulaciòn edipiana se podìa aplicar en el emigrante: Cuba, la patria, la madre... el gobierno, el padre dictador... Còmo se comporta el emigrante, el cubano, en ese triangulo? Qué es lo que despierta la emigraciòn en cada uno de nosotros, de nuestro propio Edipo?

Después, imagìnense hasta donde me llevaron mis divagaciones! Se me ocurriò improvisar una interpretaciòn edipiana del poema Abdala de Martì...

Anónimo dijo...

Porque hoy no se habla del amor? y despues seguimos el tema del edipo. Para el que tiene amor, quizas no sea tan importante porque "ya lo tiene", pero para el que no lo tiene....

greenquark dijo...

Anonimo,
Por que se le asigna un dia al amor, a las madres, a las mujeres, etc etc, para mi los dias festivos son dias para borrar la mea culpa. Es pura ironia.

mitambor dijo...

Anònimo/a: Pero se puede hablar de Edipo y de amor... los dos tienen muchisìsimo que ver!!!

Anónimo dijo...

Dr. A mi me encanta este tema, pero necesito entrar mas temprano al divan, estoy segura que habra debate.
Estoy dormida tambien.....

Lili

Magia dijo...

Es que este tema da un poco de respeto...por lo menos a mí, aunque no crecí con mi padre pero seguro eso también ha influído en mi "complejo de edipa" ajajjjaajjajaja

un beso doc...

Gabriel Syme dijo...

Como dirían por acá: Tío, Edipo no mola. O más en cubano: Esa mecánica de querer matar al puro y meterte a la pura no tiene swing, asere, no tiene swing.

O, una teoría alternativa, es que nadie encuentra la manera de mezclar el complejo de Edipo y la política. Si te fijas, los temas anteriores se alimentaron mucho de la particular realidad política de Cuba. Edipo evidentemente es un pelín más complicado de conectar con eso.

O ambas cosas.

O ninguna de las dos.

Yo qué sé.

Kubalgie dijo...

Hola Colega,
paso sólo a saludar pues estoy de guardia.
Aun no he tenido tiempo de actualizarme, pues regresé y directo a currar (como dicen en la madre patria). Ya vi que hicieron un Blog colectivo (trataré de leer mañana un poco) Qué buena idea!!

Edipo para la literatura!!! En la psicotherapia no me ha sido de mucha utilidad. Pero ya sabes que yo soy más pragmática.

mitambor dijo...

Si Gabriel, no mola... Quizà tenga que ver con lo que dice la Maga, sobre el respeto a ese tema delicado. Para los que estàn lejos de su familia (o los padres ya no estàn) debe ser aùn màs sensible... Creo que no fué una buena elecciòn como post...

Pero si se puede mezclar con polìtica (qué no se puede mezclar?) De hecho la idea me vino luego que visité un blog ( http://www.lacoctelera.com/espaciovulgar/post/2006/09/25/edipo-america-latina ) donde se analiza la condiciòn del latinoaméricano sobre la base de un conflicto edipiano "a gran escala" . Aunque difiero un poco respecto a las explicaciones del Edipo en sì y que considero que el autor se limita a una sola hipòtesis, me parece una manera interesante de aplicar el complejo... Ya yo me habìa preguntado còmo los cubanos (los que se fueron y los que se quedan) proyectan las figuras edipianas a una escala social: La patria, el gobierno, La Habana, el dictador... Porque yo no tengo duda de que la manera en que nos desenvolvemos en la vida, el tipo de vìnculos que tenemos con todo en este mundo, està contaminado por el tipo de relaciòn que tenìamos con papà y mamà (esto solo se cumple para los neuròticos y los "equilibrados" no psicòticos...).

En fin, Gabriel, lo cierto es que esto està pasma'o... Deja ver si se me quita la morriña y me pongo para el pròximo Post. Yo también habìa pensado en otras causas de la pasmasòn... pero estas corresponden posiblemente a mis propias fallas narcisistas...

Kole! Espero que tengas buena guardia. No es fàcil después de las vacaciones... Pues si, el blog colectivo de Magia me permite "expresarme en otras esferas..." .

A mi si me ha servido el Edipo en la psicoterapia. Pero confieso que estoy en el debut de mi formaciòn, soy solo un "pichón" de psicoterapeuta. Con mi poca experiencia... solo he llegado a interpretar la Transferencia ( como quién el paciente nos trata, quién soy para él?) El problema es saber después qué se hace con ese material, como se maneja la Transferencia... Te confieso que al respecto me falta mucho por aprender... y pràctica sobre todo...

waxaxo dijo...

Aclaro que no comento en esta entrada porque mi mama no me deja.


W.

mitambor dijo...

Ja, ja,ja,ja!

Lisetg dijo...

Tambien pense la primera vez que lei a Freud y su complejo de Edipo, que aquello era una exageracion sin sentido, elucubraciones de una mente un poco enfermiza aunque genial.
Pero hoy me pregunto: “que coño sé yo de psicologia para no creer?”
Cuántas cosas no hay escondidas en nuestro cerebro que no sabemos y a veces actuamos de una manera y ni siquiera podemos evitarlo.
Yo no vivi con mi papa, pero no recuerdo haber tenido jamas ningun pensamiento sexual con respecto a él. Ni rivalidad con mi mama, y por eso me es dificil creer esta teoria, Doc. Pero no sé. No sé. Quien sabe si fue sutil y yo no me acuerdo, si es que se manifiesta de distintas maneras.
Creo en el poder de la mente, y en las cosas ocultas que aun no hemos descubierto. Y me encanta el tema. Lastima que no provocara mas polemica, me hubiera gustado leer mas opiniones.

mitambor dijo...

Asì sucede Liset, es sutil y uno no se acuerda.

Anónimo dijo...

estas todavia debatiendo sobre el complejo de edipo o llego tarde?
tengo un amigo al que le han dicho que tiene una claro coñplejo de castracion pero no sabemos lo que quiere decir. Lo que tenemos claro es que tiene problemas de relacion con su pareja: vamos que con su novia no le apetece el sexo, se masturba regularmente y con encuentros de discoteca, lo pasa tremendo.......por donde puede empezar a indagar para intentar buscar una solucion a su problema. Esta claro que su novia lo va a dejar plantado, si sigue sin ni siquiera intentar tener relaciones sexuales con ella